Los operadores turísticos mayoristas han ocupado tradicionalmente un cierto lugar en la cadena comercial de la industria de los viajes, aunque hoy en día, con el efecto de la globalización y la expansión de Internet, algunos operadores turísticos mayoristas han comenzado a salir de los límites de su tradicional lugar en la cadena comercial y han comenzado a ofrecer sus productos directamente al consumidor final.

Funciones de un operador turístico mayorista

Tradicionalmente, el operador turístico mayorista es el empresario que se encarga de organizar paquetes turísticos, combinando servicios de hoteles, aerolíneas y otros transportes y servicios, para realizar un paquete turístico determinado. El operador mayorista trata directamente con los servicios de hotelería y aerolíneas, obteniendo descuentos por la compra o la reserva para grandes volúmenes de pasajeros. Luego de organizado el paquete, el operador mayorista vende dichos paquetes a las agencias de viajes minoristas, ganando una cierta comisión. Después, las agencias de viajes minoristas ofrecen los paquetes al público, es decir, a los consumidores finales.

El operador turístico mayorista diseña distintos paquetes, para viajes de negocios, para viajes grupales, viajes para deportistas, viajes de estudiantes, etc. Habitualmente, el operador mayorista nunca tiene contacto directo con el consumidor final, sino que actúa simplemente como intermediario entre las agencias de viajes minoristas y las empresas que brindan los servicios turísticos (cadenas hoteleras, aerolíneas, cruceros, empresas de rentas de autos, etc.)

Cómo trabaja un operador hotelero mayorista

El operador hotelero mayorista realiza reservas de un cierto número de habitaciones, sin confirmación, obteniendo descuentos especiales por volumen de reservas. En otras palabras, el operador hotelero mayorista tiene un cierto número de habitaciones asignadas, que puede colocar en sus paquetes, sin previa confirmación con el hotel.
Muchas veces el hotel ofrece al operador hotelero mayorista la tarifa neta por habitación, tarifa a la cual se agrega, por intermedio de los operadores mayoristas y minoristas, aproximadamente un 20%. De este porcentaje, la mitad es ganancia para el operador mayorista y la otra, para la agencia de viajes minorista. El precio que paga el consumidor final, el turista, es entonces la tarifa neta más el 20%, además de los servicios que incluya el paquete, que combina varios servicios turísticos.

Muchos operadores hoteleros mayoristas establecen líneas de crédito con las empresas hoteleras, de manera que tampoco necesitan realizar depósitos por anticipado. El mayorista extiende un cupón a la agencia minorista, y luego ésta lo extiende al cliente, quien presenta dicho cupón en el momento del check-in. El cupón lo utiliza el hotel para facturar al mayorista, y luego el mayorista le extiende la factura al minorista.

Algunos operadores turísticos mayoristas trabajan con determinadas cadenas hoteleras y ciertas aerolíneas, por eso muestran los correspondientes logos en sus vidrieras o en su página web.

La conveniencia de reservar un hotel a través de un operador mayorista

El operador mayorista obtiene habitaciones de hotel a un precio que no se ofrece ni siquiera en la página de Internet del hotel. Algunos turistas creen que si van directamente al hotel podrían conseguir un mejor precio, porque se ahorran la comisión del intermediario, sin embargo, el operador mayorista obtiene un importante descuento por el volumen de ventas que realiza, entonces siempre será más conveniente comprar el paquete ofrecido por operador turístico. Algunos operadores mayoristas, quienes tradicionalmente sólo vendían los paquetes a las agencias de viajes minoristas, en la actualidad, ofrecen sus productos directamente a los consumidores finales, principalmente a través de Internet. No hay lugar a dudas entonces, si hablamos de precios, adquirir un paquete turístico a través de un operador es siempre la mejor opción.