Existe una gran variedad de agencias de viaje, tanta que este término agrupa a negocios cuyo único denominador común es su función, aunque en tamaño, modo de trabajar y organización sean completamente distintos. Para proporcionar una visión algo más precisa de este sector, las agencias de viaje pueden clasificarse de acuerdo a varios criterios tales como su tamaño, su canal de distribución y otros. Aquí destacaremos los más importantes tipos de agencia, agrupados según la clasificación de acuerdo con distintos criterios de interés.

Según el tamaño

Una primera clasificación es la que se basa en el tamaño de las ventas de la agencia. No es criterio meramente cuantitativo, sino que que según la cantidad de las ventas, la función y el modo de organizarse de la agencia varía, por lo que también es una diferencia cualitativa, como se puede observar a continuación:

Agencias mayoristas o wholesaler. Se ocupan de organizar viajes, pero no los venden directamente al cliente final, sino que lo hacen a través de agencias minoristas.

Agencias minoristas o detallistas: A diferencia de las agencias mayoristas, se encargan de vender directamente al cliente final productos turísticos organizados por otras agencias.

Agencias mixtas, de organización y de prestación de servicios o mayoristas-minoristas. Son intermedias entre las mayoristas y las minoristas, es decir, se encargan de vender al cliente los viajes que ellas mismas organizan.

Según su localización geográfica y su actividad emisora o receptora

Dado que un viaje tiene geográficamente un punto de origen y un punto de destino, las agencias de viaje pueden clasificarse según se ubiquen en un lugar o en el otro, cosa que hará que su forma de trabajar con los clientes sea distinta, organizando viajes hacia otros lugares o bien organizando viajes desde otros lugares:

Agencias emisoras (outgoing): Son aquellas cuya sede física se sitúa en el lugar de origen de los viajeros. De este modo, su público es principalmente la población cercana a las mismas, que desea viajar a otros lugares.

Agencias receptoras (incoming): En contraste con las emisoras, sitúan físicamente su sede en los lugares a los cuales la gente desea viajar, y por tanto organizan viajes destinados a personas de otros lugares, a las cuales quieren atraer.

Agencias emisoras-receptoras: Son una combinación de las dos anteriores, es decir, organizan tanto viajes hacia el lugar en el que están ubicadas tanto como viajes desde dicho lugar hacia otras partes.

Según el tipo de viaje que organizan

Otro criterio es el tipo de viaje que se realice, ya que los servicios y la organización requerida para un viaje meramente turístico no es la misma que para un viaje de negocios:

Agencias turísticas: Se ocupan de organizar viajes de placer. Dentro de estas habría que distinguir por públicos, tales como viajes para la tercera edad, viajes de lujo, etc.

Agencias especializadas en viajes corporativos: Su misión es organizar viajes de empresas.
Mixtas. Se ocupan tanto de viajes de negocios como de viajes turísticos.

Agencias consolidator. Son agencias de viajes especializadas en determinados nichos específicos de mercado, ofreciendo tanto precios especiales como productos específicos. Generalmente no venden sus productos directamente al público, sino a través de agencias minoristas o bien a través de internet, y casi siempre se trata de viajes internacionales.

Según el canal de distribución

Además de las agencias standard, que poseen una sede física propia, existen también agencias que destacan por presentarse al público por vías distintas a las tradicionales. Pueden destacarse entre estas los siguientes tipos de agencias de viaje:

Agencias implant. Son agencias de viaje que se sitúan físicamente en la sede de otra empresa cliente, a la cual presta sus servicios como agencia.

Franquicias. Son agencias cuya propiedad no pertenece a la persona que las gestiona, sino a una empresa franquiciadora. El agente se beneficia del nombre y del soporte de la empresa franquiciadora, mientras que dispone de cierta capacidad organizativa y autonomía.
Agencias on-line: cada vez más frecuentes, son agencias que no tienen una sede física propiamente dicha a la que acudir, sino que ofrecen sus servicios al cliente a través de la conexión a través de internet. Aunque este sistema puede tener en algunas ocasiones algunos inconvenientes derivados de la falta de sede física, en la última década han ganado mucha popularidad.