Prácticas y medidas de prevención contra el COVID-19 para hoteleros

Tiempo de lectura: 6 minutos


El 2020 se ha teñido desde sus primeros días como uno de los años más retadores de los tiempos modernos o de los últimos años e incluso lustros, año en el que se ha programado la ejecución de diversos eventos de distintas proporciones y magnitudes en todo el mundo.

El COVID-19 sin duda ha sido y será, un factor determinante a considerar para el futuro y meses venideros de muchas empresas y corporaciones. Es por esto que es de suma importancia estar preparado para cualquier tipo eventualidad y tratar de anticipar las distintas formas en la que situaciones como la del Covid-19 podría influir en la industria de nuestros negocios. Hoy más que nunca debemos aprender qué, cómo en muchos otros casos, la mejor manera de estar preparado, es poder anticipar y prevenir las vertientes que podrían desarrollarse, tomando en consideración las diferentes medidas y procedimientos de prevención correspondientes para cada situación. 

Parte de nuestra responsabilidad como responsables de cualquier tipo de servicio de alojamiento o estancia, comienza por el conocimiento y entendimiento adecuado de la situación actual por lo que el acceso a la información, los procesos de implementación y protocolos de seguridad diseñados para proteger la salud de nuestros clientes serán cruciales durante esta etapa. Es por esto que nuestro equipo de Oneplace, se ha dado a la tarea de diseñar distintas medidas, recomendaciones y protocolos que te permitan a ti como dueño, socio, administrador o colaborar poder prestar un mejor servicio a tus clientes, agregándole valor a tu marca al mismo tiempo que juntos podemos proteger la salud de la industria y el país ante las situaciones venideras.

Mecanismos de transmisión de la Covid-19. 

Una persona puede contraer la COVID-19 por contacto con otra que esté infectada por el virus. La enfermedad puede propagarse de persona a persona a través de las gotículas procedentes de la nariz o la boca que salen despedidas cuando una persona infectada tose o exhala, incluso un apretón de manos pueden causar exposición. Estas gotículas caen sobre los objetos y superficies que rodean a la persona, de modo que otras personas pueden contraer la COVID-19 si tocan estos objetos o superficies y luego se tocan los ojos, la nariz o la boca. Por eso es importante mantenerse a más de 1 metro (3 pies) de distancia de una persona que se encuentre enferma.

 La OMS está estudiando las investigaciones en curso sobre las formas de propagación de la COVID-19 y seguirá informando sobre los resultados actualizados.

 ¿Cuáles son los síntomas? 

Datos proporcionados por la OMS revelan que los síntomas más comunes de la COVID-19 son fiebre, cansancio y tos seca. Algunos pacientes pueden presentar dolores, congestión nasal, rinorrea, dolor de garganta o diarrea. Estos síntomas suelen ser leves y aparecen de forma gradual. Algunas personas se infectan pero no desarrollan ningún síntoma y no se encuentran mal. La mayoría de las personas (alrededor del 80%) se recupera de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial. Alrededor de 1 de cada 6 personas que contraen la COVID-19 desarrolla una enfermedad grave y tiene dificultad para respirar. Las personas mayores y las que padecen afecciones médicas subyacentes, como hipertensión arterial, problemas cardiacos o diabetes, tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad grave. En torno al 2% de las personas que han contraído la enfermedad han muerto. Las personas que tengan fiebre, tos y dificultad para respirar deben buscar atención médica

A continuación le daremos medidas de prevención para todo lo que involucra interacción en un hotel.

Para colaboradores

Higiene de manos: 

1.Cuando se usa jabón y agua, es deseable que se usen toallas de papel desechables para secar las manos; si no están disponibles, usar toallas de tela exclusivas para el colaborador y reemplazarlas cuando estén húmedas.

2.El colaborador deberá realizar una desinfección con gel con alcohol para manos frecuentemente y lavarlas  si se encuentran visiblemente sucias o si tuvo contacto con cualquier tipo de secreciones.

3. Si las manos no están visiblemente sucias, se pueden frotar con gel con alcohol (con alcohol entre el 60 y 80%); se debe tener precaución con el gel alcohol para evitar su ingestión accidental, dejarse fuera del alcance de los menores de 6 años y de los huéspedes. Cada colaborador deberá tener uno de uso personal.

4.Debe realizarse después de todo contacto con personas con síntomas o cualquier tipo de intercambio de objetos, antes y después de preparar alimentos, antes de comer, después de usar el baño y cuando las manos se vean o perciban como sucias.

5.Después de usar el baño, se debe lavar con agua y jabón. El proceso debe durar entre 15 y 20 segundos.

Uso de cubrebocas:

1. Abstenerse de tocar ojos, boca y la nariz.

2. Después de usarlo desecharlo, y realizar higiene de manos.

3. El cubrebocas no debe tocarse ni manipularse durante su uso.

4.Si el cubrebocas se humedece o ensucia con secreciones, debe cambiarse inmediatamente.

5.El portador deberá usarlo ajustado a la cara en todo momento durante su estancia y posterior salida del alojamiento.

En habitaciones:

1. Los miembros del personal de limpieza deben utilizar un equipo de protección individual.

2.La ropa de cama y ropa de los huéspedes debe colocarse en la bolsa de tela o de plástico como el manejo habitual de la ropa, tratando de no sacudirla lo menos posible. Se recomienda en el lavado utilizar cloro, ácido hipocloroso, peróxido de hidrógeno u otro desinfectante que ya se utilice el hospital y secado a altas temperaturas.

3. Se recomienda que vajillas y cubiertos se laven con agua y jabón. Si es parte del manejo estándar en la unidad, se desinfecte con solución clorada. Además de monitorizar la adecuada limpieza visualmente.

4.Se debe evitar el material reusable; si se utiliza se debe descontaminar y desinfectar de acuerdo a las instrucciones que dicta el fabricante (controles remotos de tv, aire   acondicionado, secadoras, botones, grifería, barandilla etc.). El material desechable debe desecharse dentro de la habitación del paciente.

En áreas generales.

1. La limpieza de superficies en las instalaciones de áreas común debe tener en consideración una mayor atención a las superficies de alto contacto (barandales, apagadores, manijas de puertas, botones de elevadores, barras).

2. El personal de limpieza debe seguir las recomendaciones de protección personal: uso

de guantes resistente (domésticos), bata de tela o desechable, mascarilla y goggles

cuando sea recomendado.

3.En cualquier área la limpieza debe efectuarse con el siguiente orden:

  • Iniciarla desde las zonas menos sucias progresando hacia las más sucias y de las más altas a las más bajas. En general, la limpieza debe ser realizada con movimientos en una sola dirección, para no volver a ensuciar las áreas que ya han sido limpiadas.
  • Las superficies más altas deben limpiarse con un paño/tela/franela/toalla/jerga impregnada con agua con detergente, evitando dispersar el polvo.
  • Las paredes, ventanas y puertas que incluyen las manijas deben limpiarse en forma regular, además de cuando estén visiblemente sucias.
  • Las superficies horizontales que incluyen mesas, sillas, camas, repisas u otras instalaciones adheridas a la pared deben limpiarse con un paño con agua con detergente, enjuagarse con agua limpia y desinfectarse con solución clorada (ver más adelante técnica de los tres baldes).

4. En caso de derrames de fluidos corporales sobre las superficies, se deberá proceder

de la siguiente forma:

  • Colocarse guantes y cubrir la superficie con papel/material absorbente.
  •  Retirar la mayor cantidad de suciedad.
  •  Tirar el papel/lavar otro material.
  •  Por último, continuar con la limpieza en forma habitual.

5.Se debe evitar el material reusable; si se utiliza se debe descontaminar y desinfectar

de acuerdo a las instrucciones que dicta el fabricante.

Para limpieza


1.Se recomienda que vajillas y cubiertos se laven con agua y jabón. Si es parte del manejo estándar en la unidad, se desinfecten con solución clorada. Además de monitorizar la adecuada limpieza visualmente.

2. Las prendas textiles deben lavarse de forma mecánica en ciclos de lavado completos a 60-90oC. Para la manipulación de las prendas textiles “sucias” se utilizarán guantes. No debe sacudirse la ropa para lavar.

3. Se debe evitar el material reusable; si se utiliza se debe descontaminar y desinfectar de acuerdo a las instrucciones que dicta el fabricante. El material desechable debe desecharse dentro de la habitación del paciente.

4. Los guantes, pañuelos, cubrebocas y otros desechos generados por personas enfermas deben ser colocados en un contenedor (bote) con una bolsa que debe cerrarse antes de sacarlos en la habitación del huésped.

5. Técnica de limpieza de los tres baldes: la técnica por emplear será la de arrastre por medios húmedos, el tallado/fregado/trapeado es la acción más importante, ya que provoca la  remoción física de los microorganismos.

NÚMEROS Y PUNTOS DE CONTACTO CON LAS AUTORIDADES Y CENTROS DE SALUD

Las autoridades de salud pública realizarán un análisis de la situación para la toma de decisiones sobre las actuaciones necesarias para el control de la trasmisión de la infección. En este caso, se establecerán los protocolos específicos para tal situación que las autoridades sanitarias determinen.

De manera adicional se recomienda llevar un registro de las personas con las que tenga contacto de manera cotidiana y contactar de manera inmediata a la DGE a través de la Unidad de Inteligencia Epidemiológica y Sanitaria (UIES) (Teléfono 800 00 44800) en caso de dudas, desarrollo de síntomas o datos de alarma.

Compartir en