La pandemia de COVID-19 alteró diversos ámbitos de la vida, entre ellos los viajes y la manera en la que exploramos nuevas ciudades y paisajes. Los consumidores se están volviendo mucho más exigentes a la hora de elegir sus destinos, sus medios de transporte y sus hoteles optando por aquellos que ofrezcan la posibilidad de hacer turismo en forma sustentable, es decir, respetando el medio ambiente y las comunidades. Por eso, si formas parte de la industria hotelera, es muy importante tener en cuenta este factor para poder aumentar tus reservas en el contexto actual y ofrecerle a tus huéspedes la experiencia que están buscando.

Turismo sostenible: otra forma de viajar

La idea de turismo sostenible no es nueva aunque se popularizó mucho más debido al Coronavirus. Ya en 1995, en la Carta de Turismo Sostenible, se establecía que es fundamental que el desarrollo turístico sea económicamente viable, equitativo a nivel ético y local para las comunidades y soportable ecológicamente en el largo plazo. Se trata de gestionar los recursos de forma tal que satisfagan las necesidades económicas y sociales sin descuidar las culturas locales y la diversidad biológica. Esta convicción es la que motiva a las personas que deciden viajar bajo esta modalidad. Ahora bien, hasta acá vimos varias definiciones pero ¿cómo puedes hacer que tu hotel se torne sostenible? Te dejamos a continuación algunas ideas.

Reciclar y reutilizar: la comida que no es consumida por los huéspedes puede transformarse en residuo orgánico para abonar la tierra o incluso en energía. También, los materiales como el plástico, el papel o el cartón pueden ser reutilizados para decorar los espacios con un toque original y distinto. Otro punto importante es educar a los viajeros para que separen la basura. Se pueden colocar diferentes cestos divididos por color para incentivar a las personas a distinguir entre los residuos reciclables y los orgánicos.

Utilizar energías renovables: ya hay varios hoteles alrededor del mundo que están llevando adelante este tipo de prácticas. Ya sea a través de la colocación de paneles solares para aprovechar la energía inagotable del sol o con turbinas eólicas, los alojamientos utilizan estas fuentes para generar calor y ahorrar energía. Esto es compatible no solo con el medio ambiente sino también con el bolsillo.

Artículos de cuidado personal ecológicos: se trata de ofrecer a los huéspedes jabón, shampoo y hasta pasta de dientes orgánica, es decir, realizada sin agrotóxicos y, fundamentalmente, no testeada en animales.

Menús de temporada y con productos locales: esto beneficia a los huéspedes, al planeta y a las comunidades locales. Los hoteles deben armar sus cartas pensando en los productos de estación para generar un consumo sostenible, acercar a los viajeros a la realidad de la población de cada destino y asegurarle trabajo a la comunidad que, a su vez, favorecerá a la economía regional. Además, debe ofrecer productos agroecológicos, o sea, sin agrotóxicos.

Reducir el consumo de agua: algunos hoteles invitan al cliente a reutilizar las toallas y sábanas para no tener que desechar agua lavándolas a diario. También, apuntan a reutilizar el agua de las lluvias y a la instalación de grifos eficientes.

Decirle adiós a las llaves: por estar hechas a base de PVC, su producción resulta contaminante y tóxica para el planeta. Algunos hoteles están reemplazando el clásico llavero por las tarjetas confeccionadas a base de cartón o materiales reciclados que, no solo son más sustentables, sino que también resultan originales y atractivas a la vista.

Productos de limpieza sustentables: en general estos productos suelen ser dañinos para el medio ambiente y tóxicos para los seres humanos. La idea es utilizar productos de limpieza hechos a base elementos naturales que sean más amigables con el planeta y no generen daños en la salud.

Conexión con la naturaleza: la mayoría de los hoteles eco friendly se encuentran ubicados en lugares alejados que permiten una conexión más cercana con el ambiente tratando de respetar el paisaje sin alterarlo.

Tratar de disminuir la huella humana en el planeta es un factor clave si queremos generar una hotelería sustentable y respetuosa del ambiente. Esto redundará en un beneficio para nuestra Tierra y también te ayudará a aumentar la cantidad de reservas en tu alojamiento ya que ofrecerás un servicio adaptado a las necesidades de los nuevos consumidores.